martes, 15 de septiembre de 2020

 Inspiraciones "sin restricciones"

Hace algunos años atrás escribí una Carta abierta para la gran familia humana, en momentos de otra gran agitación planetaria. Y aquí va algo de su contenido...

“… En estos momentos de gran agitación planetaria, en que las noticias danzan en palabras y en imágenes alrededor de GAIA, recordemos nuestra GRAN UNIDAD. Somos miembros de esta gran familia humana, planetaria y cósmica y lo que afecta a una parte de ella, en realidad nos afecta a todos.

Las experiencias de vida en estas circunstancias movilizan hasta la última molécula de nuestras anatomías, de nuestros sentimientos y pensamientos; trascienden tiempo y espacio hasta encogernos el corazón y tocar las puertas del alma, volviéndonos hacia un instante de callada pausa.

Siento aquí y ahora, que es prioridad conectarnos profundamente con ese espacio de comunión silenciosa, de conexión con la Gran Unidad, con el amor incondicional, con lo transpersonal, conscientes de nuestro sentido de trascendencia, para poder percibir con mayor facilidad, hacia dónde hemos de orientar nuestros pasos a cada instante.

Desde aquí, nos propongo asumir con espíritu de generosidad y servicio, el compromiso de estar plenamente conscientes de la necesidad de nuestra disponibilidad para fines que trascienden lo personal, que hacen al Bien Común y facilitan nuestra flexibilidad para adaptarnos rápidamente a los giros de las circunstancias y hacer nuestra parte, en el Gran Contexto en el que todos vivimos….”

Son tiempos de alta sensibilidad, en los que las despedidas silenciosas y las distancias no buscadas duelen en lo profundo. Son tiempos de añoranzas... de los abrazos y las manos dadas; de las miradas de cercanías, de las palabras susurradas al oído, de los ritmos superpuestos, de los viajes a distancias... Son tiempos con rutinas cambiadas, con silencios largos, con nostalgias de encuentros en vivo, de familias y amigos reunidos para alguna celebración o simplemente, porque sí.

Son tiempos en que las emociones están expandidas y muchas veces, desbordadas; tiempos en que las habilidades personales se han manifestado en formas impensadas y nuestros encuentros casuales para compartir algún café con confidencias, se transformaron en citas virtuales, en videos-llamadas, en espacios llenos de caras y pantallas en miniatura... Y sentimos que nada  reemplaza las presencias corpóreas de cercanías físicas...

Pero la vida sigue su curso y precisamos danzar sus nuevos ritmos, sintonizarnos con su "groove" para poder "sanar".

Ha quedado al descubierto la imperiosa necesidad de fortalecer y sustentar nuestra expansión espiritual -nuestra espiritualidad- y caminar hacia la recuperación de nuestra calidad humana y planetaria, para transformarnos en una humanidad "más humana", más espiritual, más compasiva y más consciente para poder "sanarnos".






jueves, 20 de diciembre de 2018

Un poco de sabiduría ancestral, para que nos inspire a la reflexión en nuestro espacio cotidiano de silencio personal, en estos tiempos que vivimos...

 
"... El pueblo antiguo que deseaba tener una clara armonía moral en el mundo, ordenaba primero su vida nacional; los que deseaban ordenar su vida nacional, regulaban primero su vida familiar; los que deseaban regular su vida familiar, cultivaban primero sus vidas personales; los que deseaban cultivar sus vidas personales, enderezaban primero sus corazones; quienes deseaban enderezar sus corazones, hacían primero sinceras sus voluntades; los que deseaban hacer sinceras sus voluntades, llegaban primero a la comprensión; la comprensión proviene de la exploración del conocimiento de las cosas. Cuando se gana el conocimiento de las cosas, se logra la comprensión; cuando se gana la comprensión, la voluntad es sincera, el corazón se endereza, se cultiva la vida personal; cuando la vida personal se cultiva, se regula la vida familiar, cuando se regula la vida familiar, la vida nacional es ordenada, y cuando la vida nacional es ordenada, el mundo está en paz. Desde el Emperador hasta el hombre común, el cultivo de la vida personal es el cimiento para todo. Es imposible que cuando los cimientos están en desorden, se halle en orden la superestructura; jamás ha habido un árbol de tronco delgado cuyas ramas superiores sean pesadas y fuertes. Hay una causa y una secuencia en las cosas, y un comienzo y un fin en los asuntos humanos. Conocer el orden de precedencia es tener el comienzo de la sabiduría..."
DINASTÍA SUNG, 500 años a.C.

martes, 25 de septiembre de 2018

A quienes les inspire esta propuesta...les damos la bienvenida en la ronda del 7 de Octubre de 2018!!!
Las Danzas Circulares del Mundo son "Puentes de Paz"!!! Por eso, nos unimos a la propuesta del Consejo de Paz de la República Argentina,"Ronda de Paz 2018". 


martes, 20 de enero de 2015

Ronda de Paz 2014

 
Cada pequeña acción cuenta... Es sólo sembrando, que podremos cosechar.
Que la Luz, la Verdad, la Equidad, el Respeto, la Comunión, la Amorosidad Incondicional... prevalezcan y guíen nuestros pasos! 
Que la Paz resplandezca en el corazón de cada ser!!! (y podrá vibrar en expansión, abrazando a toda la humanidad)

viernes, 24 de octubre de 2014