La vida está llena de caminos alternativos; hay senderos angostos y serpenteantes, caminos rectos y amplias carreteras. Cada uno de nosotros tiene la posibilidad y el privilegio de poder elegir por dónde caminar.

"Sólo se volverá clara tu visión cuando puedas mirar en tu propio corazón, porque quien mira hacia afuera duerme y quien mira hacia adentro, despierta" (Carl Jung)


miércoles, 4 de mayo de 2011

LUNA NUEVA ... Cuando nuestra mirada va hacia el cielo y no vemos la luna… sabemos que ella está allí, esperando emerger en toda su plenitud.



La luna nueva simboliza la importancia de la pausa entre una acción visible y otra. Es un momento único que nos invita a sintonizarnos con su energía, abriendo un espacio de silencio; haciendo un compás de espera para reflexionar, evaluar, comprender y conectarnos con la esencia de la Verdad.
El periodo de la Luna Nueva es un momento especial para activar nuestra mirada interna; es una oportunidad para conectarnos con la inspiración y la percepción e iniciar un camino de sanación y expansión de nuestra conciencia.
En el silencio, podemos reconocernos, percibirnos y prepararnos para acompañar el tránsito de la Luna Nueva, desde su “invisibilidad” hasta su máxima luminosidad. De este modo estaremos preparando todo nuestro ser para recorrer caminos con corazón y nutrir nuestros más profundos deseos para que se manifiesten en todo su esplendor.

La Kabalaha y sus enseñanazas
  
Las energías de este mes son energías para crecer. En este mes, de acuerdo con las enseñanzas de la Kabalah, se están atravesando los 49 días de la cuenta del Omer -un camino espiritual para trascender nuestros defectos, purificar y santificar nuestra alma. Esta práctica consiste en un recorrido por las “sefirot” del Árbol de la Vida, vinculándonos cada semana con una sefira”, y cada día con un aspecto de esa “sefira” en relación con las demás, abarcando durante las 7 semanas, diferentes áreas de crecimiento. Este recorrido requiere de nuestra parte compromiso, disciplina y continuidad para poder corregir los aspectos que la sabiduría mística propone en este periodo.
Es el momento de la introspección, de observarnos hacia adentro, silenciosa y conscientemente, para revisar todas las facetas de nuestra vida, nuestras conductas y actitudes y decidir modificar aquellos aspectos, conductas y actitudes en virtud de los consejos de nuestra sabiduría interna.

Nosotros y la Luna Nueva de Tauro- del mes Iyar

Para crecer tenemos que ir más allá de la pura inspiración (energía del mes anterior). Es necesario atravesar un proceso para alcanzar sabiduría y evolucionar espiritualmente.
La cualidad de este mes está vinculada a la tierra; la energía de esta luna de Tauro, requiere de nuestra parte concentración, silencio, recogimiento.  Necesitamos estar disponibles para vivir plenamente el proceso y delinear el sendero que queremos recorrer, con un plan de trabajo, un orden, con disciplina. La energía de esta luna nueva nos está abriendo las puertas para crecer paso a paso, día a día. Su luz es apenas un resplandor, pero el resplandor nos permite saber que está allí, lista para su máxima expansión.
Nuestra tarea comienza con la Luna Nueva pero nuestro proceso completo  continúa y acompaña las fases de la luna hasta llegar a la siguiente Luna Nueva, que se presentará con otra cualidad especial, con la cual podremos vincularnos. La energía de este mes pone a nuestro alcance aquellos elementos necesarios para recorrer este camino de superación, de crecimiento personal y expansión de la conciencia. Este mes representa la individualidad a la cual hemos de darle presencia.
Esta Luna Nueva, nos invita a trabajar sobre el pensamiento a través de la búsqueda de la verdad. Se corresponde con Tauro, con el mes IYAR del calendario hebreo y con el riñón derecho (energía femenina) con relación al ser humano.
Siguiendo este proceso analógico, la función del riñón es depurar, filtrar las toxinas, las impurezas de la sangre; la introspección nos permite revisar las diferentes facetas de nuestra vida, nuestros comportamientos y actitudes y decidir modificar lo que esté a nuestro alcance de acuerdo con la guía de nuestra sabiduría interna, que proviene de la función psicológica asociada al riñón. Este trabajo personal interno es riguroso, disciplinado, perseverante tal como se infiere de las cualidades de Tauro (toro).
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario